0

Contacto heterosexual

Para muchas parejas jóvenes, la atracción mutua y los sentimientos eróticos se materializan en la ternura y el contacto físico, llamados caricias. Este término se llama caricia corporal y estimulación de las zonas erógenas de las parejas, lo que lleva al orgasmo sin relaciones sexuales. En el exterior, una forma inocente de contacto (besos, abrazos y estimulación en o debajo de la ropa) sirve como un paso importante en la percepción sensorial mutua de los adolescentes. Esta es una escuela peculiar de dominar el lenguaje no verbal de la comunicación erótica, la posibilidad de realizar y corregir actitudes eróticas, el próximo paso en el camino de la masturbación a la sexualidad madura. Dichos contactos causan mucho menos culpa y miedo en las niñas que la intimidad sexual, ya que carecen de efectos adversos como el embarazo temprano, la infección con enfermedades de transmisión sexual, y para algunos es la posibilidad de preservar la virginidad.

Alrededor de la mitad de los niños y alrededor del 40% de las niñas a la edad de 16 años ya tienen experiencia sexual. La edad promedio de debut sexual en las niñas es de 16, 4 años. Los niños comienzan a tener relaciones sexuales un poco antes, pero tienen contactos únicos. Las chicas tienen una vida sexual más sistemática. Las victorias sexuales son más fáciles para aquellos que tienen confianza en sí mismos, y estos avances en la esfera íntima les dan a los adolescentes aún más confianza.

El comienzo de las relaciones sexuales a una edad tan temprana a menudo no está respaldado por una adecuada madurez psicológica y emocional. Las conexiones tempranas, como regla, se hacen sin amor, la convergencia le sucede a una persona más o menos al azar. Solo el 24% de las niñas y el 15% de los adolescentes varones indicaron que el amor es la causa de la primera intimidad. La curiosidad, el deseo de demostrar la “madurez” deseada, el ejemplo de los compañeros (“así aceptado”), la perseverancia de la pareja, estos son los motivos principales que junto con el amor y el atractivo sexual de la pareja son invariablemente llamados adolescentes como la causa de tal cercanía. Al mismo tiempo, mientras más pronto los adolescentes tengan vida sexual, menos vinculación emocional hay y más motivaciones se ponen de manifiesto, en primer lugar, el deseo de afirmarse, de sentir su importancia y exclusividad.

La madurez personal inadecuada de los jóvenes a veces puede llevar a la transformación de las relaciones sexuales en una clase de deporte, un juego, una opción para combatir el aburrimiento y para volverse más sofisticados. Al mismo tiempo, el comportamiento de los adolescentes generalmente se caracteriza por un deseo de aumentar la excitación, mantener el brillo de las sensaciones por cualquier medio: cambio aleatorio de parejas, alcoholismo, anestesia, la atracción de otras emociones para aumentar la excitación (agresión, dolor, miedo), acciones grupales. Las relaciones íntimas como un pasatiempo agradable incluyen a un tercio de los niños y casi a cada cuarta niña; El 4% de las niñas considera las relaciones sexuales como una oportunidad para obtener algunos beneficios materiales.

El sexo a esta edad es un tipo de experimento socio-psicológico en el que los adolescentes ponen a prueba sus capacidades y demuestran su propia edad adulta a sí mismos y a los demás. Los adolescentes sexualmente sofisticados tienen mayor autoestima. Al mismo tiempo, cada cuarto niño y cada séptima niña admiten que no se les permite tener contacto sexual con su propia timidez e indecisión. Al mismo tiempo, el sexo es algo prohibido y arriesgado. Por lo tanto, los primeros en involucrarse son los adolescentes a quienes les gusta el riesgo o aquellos que necesitan la autoafirmación. Por otro lado, entre los que tienen experiencia de contactos sexuales, a menudo se encuentran aquellos que entraron en intimidad como resultado de la persuasión y las acciones persistentes de un compañero o bajo la influencia de sus compañeros.

La primera experiencia sexual no significa el comienzo de una vida sexual regular. El 20% de las niñas tienen una pareja regular y solo el 13% de los varones son sexualmente activos, para quienes el sexo a menudo resulta ser una “autoprueba” (el 11% prefiere entablar relaciones a corto plazo).

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>