0

Edad preescolar

Al asimilar la información relacionada con el piso, el niño se refracta y la relaciona con sus propias sensaciones, conocimientos y experiencias. Según los signos externos (vestimenta, apariencia, voz, nombre), un niño distingue entre hombres y mujeres de dos a tres años. Él ya conoce su sexo, aunque no puede justificarlo. Después de tres años, hay un interés en las diferencias corporales entre los sexos (la llamada curiosidad genital): hay un mayor interés en los genitales propios y del sexo opuesto, su visión, sentimiento y demostración entre iguales. Tanto las niñas como los niños muestran gran interés en todo lo relacionado con el aseo y la higiene. Además, les gusta usar palabras “sucias”, observando la reacción de los educadores y los padres. Este proceso natural de aprendizaje a menudo asusta a los padres que tienden a atribuirles una actitud “adulta”: la hipersexualidad prematura.

A la edad de cuatro años, la mayoría de los niños preguntan acerca de las diferencias entre los sexos, de dónde vienen los niños y dónde estaban antes del nacimiento. Cualquier explicación es interpretada por ellos en un sentido literal, que refleja la manera de pensar y la visión del mundo en esta era. Si los niños no reciben explicaciones de interés de manera oportuna, desarrollan sus propias teorías (a veces absolutamente fantásticas).
Desde una edad temprana, un niño desarrolla un comportamiento de acuerdo con sus características de personalidad individual, inclinaciones y sobre la base de una percepción inconsciente de los roles sociales masculinos y femeninos. Comienza a absorber selectivamente la información recibida, trata sobre los roles sexuales.

El comportamiento sexual de los niños se manifiesta:
· En la selección de juegos y juguetes: juegos en muñecas, “hijas-madres”, “en el médico”, “maestro” o “en la guerra”, automóviles, constructores;
· Preferencias de juego de roles en los juegos: quieren ser madre, maestra, anfitriona, enfermera o comandante, scout, padre;
· En la elección de la comunicación: prefieren la compañía de su propio sexo o del sexo opuesto, muestran sentimientos tiernos a los hombres o mujeres adultos que son favorecidos;
· En actividades preferidas: como hacer las tareas domésticas, cocinar, mostrar una propensión a las actividades tranquilas o el interés en la tecnología y los deportes dinámicos que requieren fuerza, resistencia, agresividad;
· En relación con la apariencia: el deseo de llevar ropa de mujer, aplicarse cosméticos, “girar alrededor del espejo” o despreciar la apariencia, rechazar cualquier joyería, exagerar el estilo masculino;
· En fantasías y sueños: el deseo de ser como un héroe literario o cinematográfico de un determinado sexo, una presentación de sí mismo en el futuro, al componer historias, cuentos de hadas;
· En satisfacción con el rol social: alabando el estilo de vida de hombres o mujeres, expresando el deseo de cambiar el nombre o incluso el género;
· En el estilo de comportamiento: redondez suave y marcha suave, gestos, expresiones faciales y habla, o barrido, agudeza, asertividad y angularidad.

No hay duda del papel de los adultos que fomentan el comportamiento que se considera apropiado para el sexo y condenan todas las manifestaciones atribuidas al otro sexo. Con el paso de los años, el papel de la comunicación con los compañeros ha aumentado. Su evaluación de las características físicas y el comportamiento, así como la reacción a ellos, tienen una influencia extremadamente fuerte en la evaluación que el niño tiene de sí mismo. Un grupo de pares ayuda a comprender la gran cantidad de información necesaria relacionada con el sexo, pero suprimida.

Los niños que asisten a instituciones preescolares a menudo son testigos o participantes en situaciones de color sexual. En el proceso de observar a otros, gradualmente se forman una idea de las relaciones intersexuales, y luego en el proceso de varios juegos imitan la interacción sexual de los adultos. Al mismo tiempo, puede ver “escenas familiares” o imitación de actos sexuales, que son más a menudo realizados por niños de 5 a 6 años. El objeto de tales acciones son compañeros o muñecas.

Una encuesta de padres de niños en edad preescolar mostró que alrededor de un tercio de los niños fueron vistos en autoestimulación genital episódica. La masturbación en sí misma no es una enfermedad ni un precursor de la promiscuidad en el futuro. El niño manipula con su cuerpo, se explora a sí mismo, descubre gradualmente por sí mismo esas áreas, cuyo contacto aporta más placer. Muy a menudo, la masturbación de los niños es provocada por situaciones de incomodidad emocional. Puede esforzarse por lograr esto cuando está aburrido, solo, deprimido, y no hay otras formas de distraerse o divertirse. En estos casos, la autoestimulación desempeña el papel de autocomplacencia. Las fantasías sexuales en el proceso de masturbación hasta los 8 años no suelen suceder. A veces la masturbación puede provocar enfermedades inflamatorias, picazón del perineo, alergias, lombrices. Los niños pueden frotar su pene o clítoris con sus manos, y también usar una muñeca, almohada, manta u otros artículos para este propósito. Al mismo tiempo, el niño comienza a comprender que los adultos no aprueban el juego según los genitales y trata de ocultar sus hábitos.

De 5 a 6 años en las niñas y un poco más tarde en los niños propensión a la adoración romántica e incluso al amor por las personas del sexo opuesto de diferentes edades. En la comunicación con los compañeros aparecen la selectividad, la simpatía, los celos. En el comportamiento de las chicas demuestran coquetería, los chicos tratan de ser los protectores y guardianes de la chica que les gusta. En el 30% de los niños hay un fuerte vínculo con el personal de las instituciones infantiles, pero esto a menudo indica solo una mayor necesidad (posiblemente no satisfecha) de calor emocional.

Hablar de las “perversiones sexuales” en los niños casi no es necesario. El hecho de que en una persona adulta a menudo se considere como una patología sexual, en los niños, en su mayor parte, es solo una manifestación de una curiosidad bastante inocente o una manifestación inusual, pero no patológica, del desarrollo psicosexual. Por ejemplo, mirar por detrás del sexo opuesto en un niño, como regla, solo tiene un interés puramente cognitivo.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>