Sokolovská 131/86, 186 00 Karlín
[email protected]pana-med.com

Evolución del amor

Evolución del amor

Desde el punto de vista de la biología, en la disputa, iniciada por Kemper, los derechos de Maturan. Esto se evidencia en una historia de amor evolutiva.

El sexo en los animales, aunque acompañado por un sentido de placer, es bastante primitivo y carece de orgasmo. El biólogo sueco Jan Lindblad dice: “Cuando un chimpancé comienza a enfriarse, la hembra” coquetea “con el macho, y más a menudo con varios machos. Al acercarse al macho, emite un extraño grito y levanta su asiento. Un hombre sin ninguna pasión particular cumple su deber por unos segundos. Eso es todo, después de lo cual el “amado”, como si nada pudiera suceder, puede continuar agregando verdes “. Si, en el proceso de evolución, una persona se enriquecía con un sentido del orgasmo y la capacidad de amar, entonces esto no sucedió por casualidad.

Los ancestros humanos llevaban un estilo de vida de manada, en el que se desarrolla un comportamiento sexual diferente al de un chimpancé. Hay una jerarquía rígida en el rebaño de animales. El monopolio absoluto de todas las mujeres adultas tiene un líder. No permite que otros machos se apareen con ellos. Así, la agresividad de los machos y su instinto de búsqueda (el deseo de fertilizar a todas las hembras de la manada) son factores importantes de la selección natural, permitiendo al líder dominante dejar numerosas crías, las más adaptadas a las condiciones de vida. El comportamiento sexual del líder en este caso sirve tanto para satisfacer su instinto de reproducción como para mantener la jerarquía en el rebaño.

Tal carácter de la sexualidad, idealmente adaptado a la vida de los animales de manada, en los albores de nuestra historia amenazaba con convertirse en un obstáculo para el surgimiento y la supervivencia de la especie humana. Después de todo, habiendo descendido de los árboles al suelo, habiendo adquirido la capacidad de caminar erguido y establecerse en la sabana africana, nuestros antepasados estaban indefensos ante los depredadores. Para combatirlos, era necesario vivir en una gran manada unida (la que se convertiría en una tribu en la gente), y esto se vio obstaculizado por la agresividad y el instinto de búsqueda de nuestros antepasados.

Ante el laboratorio creativo de la naturaleza surgió una tarea aparentemente sin solución: crear una especie cuyos representantes no solo fueran inteligentes con inteligencia, sino que también tuvieran la capacidad de frenar su propia agresividad dirigida a los miembros de las tribus y pudieran subordinar sus intereses a los intereses de la manada en aras de la supervivencia conjunta.

La tarea se resolvió mediante la adquisición de una nueva cualidad por parte de los antepasados de un hombre: la selectividad masculina, es decir, la atracción por el único elegido, que se hizo más atractivo a los ojos de su admirador que todos los demás. Esto fue posible porque durante la evolución de los antepasados humanos se obtuvo la capacidad de maximizar la estimulación erótica, es decir, un poderoso “refuerzo” del instinto sexual de los centros de placer, lo que llevó a la aparición de un orgasmo, desconocido para cualquier especie de animal.

Es cierto que para tal evolución había requisitos previos en el mundo animal. Todos los seres vivos evitan aquello que amenaza con el dolor y el sufrimiento, todos los animales suficientemente desarrollados, como las personas, sufren hambre y disfrutan, satisfaciéndolos. El placer está acompañado de la extinción y el hambre sexual, sin embargo, así como la satisfacción de las necesidades más simples. Al mismo tiempo, cualquier criatura viviente debe tener una idea exacta de las necesidades que experimenta, destacando las principales, cuya satisfacción es vital. A medida que crecen, el niño adquiere la capacidad de distinguir entre sus propias necesidades y de expresarlas de manera muy diferente. Al mismo tiempo, la necesidad se convierte en la base de la motivación correspondiente (“motivo” es una razón motiva, una razón para algún tipo de acción). El comportamiento motivacional suele ir acompañado de ciertas emociones.Satisfacer las necesidades va acompañada de emociones de placer y placer. Por el contrario, la imposibilidad de su satisfacción conduce a un sentimiento de frustración con las emociones de disgusto y sufrimiento. Una lucha exitosa en la que se elimina el peligro es acompañada por la alegría. La derrota, por el contrario, da lugar a emociones de miedo y horror o ira y rabia.

Es obvio que el papel de las emociones es la organización de conductas motivacionales que pueden minimizar la sensación de disgusto y sufrimiento y llevar la sensación de placer al máximo.

Así se las arregla para preservar la vida y la salud.

En el curso de la evolución, el cerebro de los animales y los seres humanos adquirió centros responsables del sentimiento de las necesidades, el surgimiento de las emociones y la organización del comportamiento motivacional.

Esto se estableció gracias al método propuesto por los neurofisiólogos James Olds y Peter Milner de implantar electrodos microscópicos en el cerebro con la posterior estimulación eléctrica de sus secciones individuales. Dependiendo del lugar de su implantación, la irritación del cerebro con la electricidad provoca una variedad de formas de comportamiento animal. La estimulación eléctrica de una u otra parte del cerebro se acompaña de la aparición en gatos y ratas de prueba, perros y monos, sensación de hambre intenso o sed, excitación sexual o rabia.

Los científicos se sorprendieron más por el hecho de que usar los mismos electrodos puede causar una necesidad (por ejemplo, hambre, cuando el animal come alimentos esparcidos por el piso), o una reacción de placer que no está acompañada por la absorción de alimentos. La diferencia se explica por la fuerza y el carácter diferentes de la corriente suministrada a los electrodos. Por lo tanto, se encontró que los centros nerviosos del placer a menudo coinciden con los centros de las necesidades. Sin embargo, también se descubrieron los centros de placer “puro” (centros hedónicos) que no estaban asociados con ninguna necesidad particular. Junto a ellos, hay centros de disgusto, cuya estimulación provoca sentimientos de dolor o sufrimiento en animales experimentales.

Los experimentos en los que el animal tuvo la oportunidad de molestar independientemente su propio cerebro con una corriente eléctrica, al presionar el pedal o la palanca, se encontraron con un triunfo especial. Si esto causó una sensación de placer, el animal no retiró la pata del pedal durante el día, rechazando la comida y el descanso. Peter Milner en su libro “Psicología fisiológica” brinda una gráfica de la experiencia cuando una rata pisó el pedal sin descanso durante 24 horas, realizando hasta 200 toques por hora. Luego se desplomó de agotamiento y durmió todo el día. Si un animal se introdujo en un área en la que la necesidad de alimento era causada por una corriente débil y la sensación de placer era más fuerte, prefería rechazar los alimentos y obtener una descarga más fuerte, lo que da un efecto puramente hedónico.

El apego de los animales al placer de revelar aún más claramente los experimentos de James Olds con ratas plantadas en un laberinto, cuyo fondo estaba bajo el shock. Dejando de lado el dolor de las descargas que golpeaban las patas, los animales alcanzaron la preciada palanca y, de manera desinteresada, comenzaron a presionarlo, emocionando el centro de placer. En otro experimento, una rata fue lanzada al laberinto, que había estado muerta de hambre durante 24 horas. La esencia del experimento fue averiguar qué tipo de corriente podría descuidar una rata hambrienta para llegar a la comida al final del laberinto. Resultó que el refuerzo hedónico era mucho más atractivo para la rata que para el alimento. En el primer caso, ella sufrió un dolor mucho más severo que al obtener comida.

Los experimentos han demostrado que la excitación de los centros de placer reduce el miedo al animal. Si un oponente fuerte se oponía a una rata, entonces ella se excitaba antes de la pelea con una corriente eléctrica (su electrodo, por supuesto, se implantaba en las partes correspondientes del cerebro). En tales casos, el animal siempre salía victorioso.

Finalmente, en experimentos de laberinto, se encontró que el refuerzo hedónico hace que los animales sean “estudiantes” más inteligentes y capaces.

Recuerde que el hipotálamo es la parte del cerebro en la que se ejerce el control sobre las funciones vitales del cuerpo. Esto incluye “informes” de todas las células del cuerpo sobre la presencia de nutrientes y sustancias energéticas en ellas, así como sobre la composición de los electrolitos. Aquí está el “laboratorio” para el control constante del equilibrio endocrino. También forma impulsos nerviosos que se sienten según las necesidades.

El hipotálamo funciona en estrecha cooperación con otras partes del cerebro, incluidas las superiores. Si él determina la necesidad dominante en este momento, los lóbulos frontales del cerebro organizan el comportamiento motivador, definiendo tácticas para satisfacerla.

Vamos a explicar lo que se dijo con un ejemplo de la práctica clínica.

El paciente P. se encontraba en el departamento de cirugía cardíaca, donde se sometió a una cirugía de corazón. El procedimiento quirúrgico fue exitoso, el paciente ya estaba preparado para el alta. P. era un hombre bastante famoso en los círculos administrativos de la ciudad. Tenía diferentes habilidades de organización, inteligencia y tacto. No hubo desviaciones en el plan sexual detrás de él. Esa sorpresa fue una gran sorpresa que una vez causó su acción de “hooligan”. Cuando una enfermera estaba en su habitación del hospital, la paciente atrajo su atención, sacó a su miembro más emocionado de su pijama y se dirigió hacia ella. La hermana gritó hacia el pasillo. La paciente la siguió, sin siquiera cubrir su erecto órgano sexual. El médico de guardia, saltando sobre los gritos de la niña desde su oficina, presenció la escena absurda:El “impulso de amor” de un hombre y el tamaño de su pene en un entorno más adecuado podrían causar deleite y respeto de una mujer que lo ama, pero no correspondían en absoluto a la situación del corredor del hospital ni a la presencia de muchos espectadores.

Una conversación significativa tuvo lugar entre el médico y el paciente.

– ¿Por qué saliste al pasillo?

– Cansado de acostarme en la cama.

– ¿Y por qué se te bajan los pantalones?

– ¿Lo es? Y no me di cuenta.

Durante el diálogo, el paciente se comportó con bastante calma. Escondió silenciosamente al miembro, que en ese momento había tomado sus medidas habituales, en sus pijamas y se dirigió a su sala.

El comportamiento del paciente hizo que los médicos sospecharan que tenía una derrota en los lóbulos frontales del cerebro. El hipotálamo les envió una señal de necesidad sexual, pero no pudieron responder adecuadamente. Tal comportamiento, inadecuado para la situación y, por lo tanto, adoptado por la enfermera por vandalismo, fue un síntoma de un desastre terrible. Resultó ser irreversible: el examen del cerebro del paciente reveló la presencia de un tumor maligno inoperable del lóbulo frontal. Pronto este, todavía relativamente joven, murió.

Los experimentos con la implantación de electrodos, así como las observaciones de pacientes que fueron sometidos a estimulación eléctrica del cerebro para fines de diagnóstico o tratamiento, demostraron la naturaleza adaptativa de las emociones asociadas con el placer. Sin refuerzos de los centros de placer, no sería posible ni la supervivencia ni la reproducción, ni la formación de un ser vivo, humano o animal. Sin embargo, estos experimentos mostraron su papel auxiliar, instrumental. Los centros de placer proporcionan un comportamiento motivador y no funcionan “por sí mismos”. Para hacer su trabajo autónomo, separado del soporte vital natural del cuerpo, se necesitan condiciones especiales que no se encuentran en la naturaleza. Pero incluso en las condiciones experimentales, al usar los electrodos implantados en el cerebro y el preciado pedal, el animal tiene la posibilidad de una autoestimulación hedónica.No es posible provocar una reestructuración de la función de los centros de placer durante mucho tiempo. El cerebro se protege a sí mismo de forma fiable. Sólo las drogas hacen mella en esta defensa propia.

Pero volvamos a la evolución del amor.

Convertirse en dominante, la atracción sexual selectiva hacia uno solo elegido privaba a un hombre de interés para todas las demás mujeres. El dominante, como fenómeno fisiológico, no debe confundirse con el deseo de los hombres de dominar la manada; Estos son términos diferentes, aunque pertenecen a la misma raíz de idioma. El descubrimiento de la dominante pertenece al fisiólogo ruso Alexei Ukhtomsky, quien demostró que cuando fue educada, una motivación dominante suprime a todas las demás, las competitivas, como si tomara su propia energía.

El amor como dominante implica la presencia de dos cualidades: la selectividad y el altruismo. Al ser una motivación altruista, devalúa los instintos egoístas, los relega a un segundo plano, subordinando el deseo del amante de traer alegría a su ser querido. Al mismo tiempo, la capacidad de evaluar críticamente el objeto de atracción selectiva disminuye. Kemper también notó la naturaleza “sorprendente” de la dominante sexual, exponiendo esta propiedad a una crítica cáustica. “Amor “, escribe , – como el sistema ya está integrado en nosotros, tiene poco que ver con el mundo de los objetos, y este pequeño es ese “el más querido o el más querido, el compañero (compañero), el amigo (amigo), etc.”. Él o ella solo libera aquello que vive por sus propias leyes. La estructura excitada en el amor comienza a controlar la percepción como valor de referencia. Nadie puede ser tan feo que este valor de referencia no se pueda hacer a través del impacto en nuestros elementos sensoriales para hacer que el amante sea el más hermoso del mundo. Pero las acciones están controladas por este valor de referencia. Convierten al amante con sus acciones, percibidas como agradables, a veces hermosas, a menudo divertidas y, a veces, incluso como una criatura lamentable. Los amantes no revelan el mundo, sino que lo crean por sí mismos “.

Kemper da una caracterización bastante correcta de la dominante sexual, aunque en su evaluación sería preferible cambiar el signo de negativo a positivo. Después de todo, el mecanismo dominante le permite al amante experimentar la alegría de servir a su ser querido.

La aparición de la selectividad sexual masculina debilitó notablemente la competencia y las luchas de nuestros antepasados (¿por qué deberíamos esforzarnos por dominar a todas las mujeres si solo te atrae una)? la posibilidad de reunir al rebaño primitivo, su transformación en una tribu. Esto ayudó a la especie humana a sobrevivir y establecerse en todo el mundo. Es por eso que los requisitos biológicos para la selectividad y el altruismo están arraigados en los genes humanos.

Un sexólogo no puede ignorar el principio del placer. Recuerda que el placer es inventado por la naturaleza misma como un mecanismo universal que preserva la vida en la Tierra.

Pero en la naturaleza no hay nada absolutamente útil.

Los centros de placer, sin los cuales ni la supervivencia ni la reproducción serían posibles, se vuelven destructivos bajo la influencia de las drogas. Cuanto más fuerte sea esta o aquella droga, más rápido se acostumbra a ella. Se convierte en un metabolito necesario del metabolismo en las neuronas, causando una reorganización completa de la función de los centros de placer. Comienzan a “trabajar por sí mismos” y no a reforzar la necesidad sexual o de cualquier otra necesidad vital. Los drogadictos con experiencia, por regla general, pierden interés y capacidad para la vida sexual. Los centros de placer comienzan a necesitar dosis crecientes de medicamentos. Si no los reciben, se incluyen centros de insatisfacción, con consecuencias agonizantes para el cuerpo. Con un nuevo aumento de la dosis, el animal vuelve a experimentar placer, pero pronto el cerebro deja de responder a cualquier estímulo. La muerte viene.

Por supuesto, las drogas son el ejemplo más vívido de cómo el placer puede convertirse en un desastre. Pero el negocio no se limita a ellos. El placer es capaz de apoyar la sexualidad asociada con los cambios frecuentes y erráticos de la pareja. La prevalencia de la promiscuidad siempre le ha costado a la humanidad (basta recordar las epidemias de sífilis, gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual), y ahora, con la llegada del SIDA, amenaza la muerte por completo. Caracterizado por una carta de un joven, publicado en la revista “Riesgo”: “En mi opinión, toda esta charla de consistencia es una confusión continua … Dormir todo el tiempo con la misma cosa es aburrido, ¡es una obviedad! Gracias a Dios, no soy un fenómeno, y puedo encontrar por mí mismo tantos tipos diferentes como necesito: diferentes cuerpos, diferentes labios, diferentes miembros, cada vez que surja un nuevo nivel. Después de 20 años, cuando no necesite nada, tendré que buscar a alguien permanente, y ahora, ¿qué estoy loco?

Esperemos que el autor de la carta con orientación hedonista siga vivo, porque fue escrito hace no mucho tiempo. Pero nadie puede garantizar que no se convierta en portador de la infección por VIH.

La experiencia profesional hace que el médico critique el hedonismo como movimiento filosófico , reconociendo el placer principal y el único bien en la vida. Se originó en la antigua Grecia, y su fundador fue el discípulo de Sócrates Aristipo. Los detalles de sus enseñanzas nos son poco conocidos. La filosofía del hedonismo adquirió una integridad mucho mayor en la enseñanza de Epicuro. Sus partidarios y opositores de esta tendencia filosófica lo alaban o lo engañan, comenzando con la antigüedad y terminando con nuestro tiempo.

Aristipo y Epicuro, a pesar de todas sus diferencias en sus puntos de vista, estuvieron de acuerdo en que el placer era la única cosa por la que luchar, y el sufrimiento era algo que, por supuesto, debía evitarse. Ambas escuelas filosóficas dieron a esta declaración el carácter de un principio ético. Lo ofrecieron a sus conciudadanos, los griegos, como una virtud que debería seguirse estrictamente.

La negación psicoanalítica del hedonismo pertenece a Erich Fromm (1990), quien demostró que el placer no puede ser un bien absoluto: “Porque hay personas que disfrutan de la obediencia, no de la libertad, que disfrutan del odio, no del amor, de la explotación, y no del trabajo fructífero . “Este fenómeno de placer derivado de lo que es objetivamente pernicioso es típico de un personaje neurótico”.

Los principios, lo opuesto al hedonismo, proponen otra dirección filosófica: el ascetismo, según el cual la más alta sabiduría y virtud es abandonar la búsqueda del placer y minimizar todas las necesidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *